El pleno celebrado en la tarde noche de este jueves ha dado el paso de aprobar la municipalización del servicio de limpieza y recogida de basuras, un asunto estancado desde hace 9 años, cuando expiró el último contrato con la concesionaria y que desde entonces venía prestando el servicio en precario. La propuesta ha contado con los votos a favor del equipo de Gobierno pero no con el consenso de la oposición.

El concejal de Hacienda, Chema Jáñez, ha planteado los “beneficios” de la gestión directa del servicio, asegurando que se abaratan costes, que se ofrecerá un servicio moderno y a la vanguardia en la comunidad y que hará de Astorga una ciudad más limpia, eficiente u sostenible. El edil ha destacado que “los números y otros factores hacen viable municipalizar el servicio, subrogando a la plantilla actual y asumiendo las nuevas inversiones con un crédito”. En principio la gestión directa se asume por 10 años.

El debate ha sido intenso en este punto aunque el tono ha sido educado en todo momento, pese a que las posiciones del equipo de Gobierno y de la oposición han sido totalmente opuestas. Desde el PP, el portavoz, José Luis Nieto ha preguntado a Jañez por la responsabilidad si la inversión no sale bien y ha incidido en que maquillan las cifras. Además el portavoz popular echa de menos en el planteamiento algunas cuestiones relevantes para “no llevar al ayuntamiento de Astorga a la ruina”, dado que, según él, el gasto para las arcas en los próximos diez años será de 15 millones de euros.

Según los números ahora el servicio viene costando 800.000 euros al año y pasará a 1,5 millones, como ha argumentado Nieto. Sin embargo Jañez valora el coste anual en un millón de euros para un servicio “puntero, no como el actual que está obsoleto”.

También el portavoz económico popular, Pepe Guzmán, ha desmentido que exista un ahorro real y que el coste de municipalizar o privatizar es prácticamente el mismo. Además ha puesto de ejemplo Mafricas donde hace años se creó una sociedad pública que invirtió y que ahora atesora una deuda de 500.000 euros con cargo al Ayuntamiento.

Desde UPL tampoco están de acuerdo con la municipalización en los términos que plantea el equipo de Gobierno. Graciela Espiñeira ha subrayado que este asunto debería contar con consenso y ha expresado que a su entender, y en la situación actual, el mayor coste de la basura podría destinarse a cuestiones más importantes como el fomento del empleo, la industria o asentar población.

El pleno también ha dado luz verde al reglamento municipal del teletrabajo y ha aprobado una modificación de crédito para hacer frente a facturas arrasadas. Además se han presentado dos mociones que se intentarán consensuar para el próximo pleno.