Este año, cada pequeño se ha acercado por separado al consistorio a recibir su juguete para evitar posibles contagios