Dada la gravedad que supone para un edificio tan emblemático como la Catedral y la altura de sus torres que lo hace especialmente vulnera-ble a los rayos, se procede hoy lunes día 5 a la instalación de nuevos pararrayos dotados de todas las convenientes seguridades para su eficacia.

Para la instalación de los mismos son necesarias unas grandes grúas cuyo montaje ha obligado a ocupar la plaza de la Catedral impidiendo el tráfico rodado por las calles adyacentes.

El Cabildo pide disculpas por las molestias que ello cause pero está se-guro de que será unánime la comprensión de los ciudadanos por tratarse de una intervención conveniente y hasta obligada por la legisla-ción de patrimonio.