El vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, defendió hoy que las nuevas medidas tratan de mantener el “equilibrio” entre la necesidad de tomar medidas para frenar el avance de la quinta ola del COVID-19 y la de no “castigar” a determinados sectores, en los que insistió no está el foco de los contagios. Además, demandó colaboración para lograr el cumplimiento de las normas y ser “rigurosos” con las sanciones.

En una comparecencia junto a la consejera de Sanidad, Verónica Casado, se refirió al acuerdo adoptado por el Consejo de Gobierno extraordinario de este lunes para reforzar las medidas especiales salud pública, que buscan intentar contener los casos de coronavirus.

Igea recordó que la semana pasada se decidió crear un equipo de trabajo entre la Consejería de Sanidad y la de Fomento y Medio Ambiente para diseñar un conjunto de medidas que logren frenar la incidencia, que señaló afecta a todos los grupos, con diferencias entre los de 15 a 39 años y los mayores de 65 años.

Esto, añadió el vicepresidente, ha hecho tomar este nuevo conjunto de medidas, que acordaron los miembros del grupo formado y que asumió como propio el Consejo de Gobierno en una reunión telemática este lunes.

Al respecto, la consejera de Sanidad argumentó que estas nuevas medidas responde a que la Comunidad no podía recurrir al toque de queda, ante la negativa del Gobierno de implantarlo en todo el territorio nacional y la negativa ya expresada anteriormente por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) y el informe de los servicios jurídicos. En su opinión, esta medida, junto a la vacunación y la mascarillas, son las que han demostrado más eficacia.

Por ello, Verónica Casado señaló que la Junta ha tratado de tomar las medidas más “quirúrgicas” y “selectivas” posibles. Además, pidió limitar los contagios, porque indicó que es la mejor forma de ayudar al sistema sanitario y a unos profesionales que recordó están “absolutamente exhaustos”.

Por otra parte, el vicepresidente pidió extremar la vigilancia para lograr el cumplimiento de la prohibición ya existente de beber en la vía pública y recomendó evitar encuentros sociales fuera de grupo de convivencia estable.

De esta forma, Igea volvió a hacer un llamamiento a toda la ciudadanía a la “responsabilidad individual”, porque la incidencia -dijo están descendiendo “ligeramente”, pero advirtió de que se va a vivir durante esta semana y la próxima un incremento de las hospitalizaciones y de la presión sobre el sistema sanitario.

Por ello, pidió por favor a la ciudadanía, las autoridades locales y la Delegación del Gobierno en la Comunidad la máxima colaboración para lograr el cumplimiento lo más estricto posible de las normas y a la población y policía locales que sean “rigurosos” con la tramitación de las denuncias en el caso de que haya infracciones que sean severas. “Vamos a intentar que no paguen justos pro pecadores en el incumplimiento de las normas”, apostilló.

Parques y discotecas

Por otra parte, el vicepresidente indicó que el cierre de parques entre la medianoche y las siete de la mañana responde al intento de acabar con el botellón porque señaló la Junta trabaja con las herramientas que tiene, una vez que se rechazó implantar de nuevo el toque de queda. “Puedo no hacer nada o trabajar con las herramientas que tengo”. No obstante, admitió que es “menos eficaz”, pero reiteró que la alternativa era “no hacer nada”.

Además, reconoció que la medida puede resultar “inocua” en algunos lugares, pero insistió en que la población debe conocer que estas instalaciones están cerradas, porque lo que si permanece en ellas estaría vulnerando las normas. Además, confió en que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estados se encarguen de vigilar y de las sanciones.

A su juicio es evidente que los pequeños municipios no cuentan con la “fuerza pública” para hacer cumplir las normas dictadas. Insistió en que se presenta la “dicotomía” de siempre sobre la utilidad de las medidas, pero recalcó que en la Junta van a “remar con el remo” que tienen y que a su juicio se parece más a “una cuchara”. Al respecto, la consejera de Sanidad pidió la colaboración de todos ya que reconoció que si los ciudadanos no entienden el por qué de esta medida será complejo que se cumpla.

Finalmente, defendió el cierre de las discotecas y las salas de fiesta, porque indicó que albergan eventos “supercontagiadores”, por ser frecuentadas por la población juvenil y recordó que el cliente no está eximido de su responsabilidad de abandonar el local a la 01.30 horas. “La responsabilidad es de todos. Todos somos responsables”, sentenció.