Carmen Santamarta, jefa de enfermería del centro de salud y especialidades de Astorga, destaca la labor que han desarrollado para paliar esta pandemia y ha explicado que se ha guardado un minuto de silencio en memoria de los sanitarios fallecidos.

La jornada de vacunación que se está celebrando en el polideportivo de Astorga ha coincidido este 12 de mayo con la celebración del Día Mundial de la Enfermería, por ello a las doce se ha guardado un minuto de silencio para “recordar a los sanitarios que han fallecido en esta pandemia”, como ha explicado a Cope, Carmen Santamarta, jefa de enfermería del centro de salud de Astorga, que, además, ha destacado que toda esta situación que estamos viviendo está demostrando el papel de la enfermería. Igualmente ha subrayado que el ritmo de vacunación avanza a buen ritmo en Astorga

En este sentido, hoy también se está reivindicando el papel de la Enfermería a la hora de “humanizar” más que nunca la atención prestada a pacientes y familiares en el marco de una pandemia de COVID-19 que, además de poner de manifiesto la importancia de esta profesión para la salud de las personas y para el funcionamiento del sistema sanitario, nos ha devuelto la conciencia de vulnerabilidad.

Las enfermeras representan el colectivo de sanitarios más extenso del mundo, están consideradas una de las profesiones sobre la que hay depositada más confianza y juegan un papel decisivo en la primera línea de la atención comunitaria, hospitalaria y sociosanitaria. Una cuestión que les lleva a reclamar la visibilidad del colectivo y, por otro, a reivindicar el acceso a puestos de alta dirección para participar en la toma de decisiones y en el devenir del sistema.