FOTOGRAFÍA: ICAL
En esta ocasión, los hosteleros se han desplazado hasta la explanada de la Junta de Castilla y Léon para elevar sus peticiones al gobierno autonómico. La concentración ha tenido lugar a las 11h. de la mañana.

Indican que no nos podemos olvidar de que las medidas no afectan únicamente a la Hostelería, por eso han convocado hoy a todo aquel que está sufriendo las decisiones de un gobierno que, según dicen, está ignorando la faceta económica de su comunidad.

Martín Méndez, presidente de la Asociación de Hostelería de León se ha sumado a la petición de dimisión de Mañueco e Igea.

Los hosteleron han expresado que las medidas como la ampliación de horario en las terrazas no les parece suficiente. Piden un plan de desescalada en condiciones que vele por la salud de las personas sin descuidar la economía.

Señalan que León, al igual que el resto de provincias castellano-leonesas, paulatinamente va languideciendo. Su economía descansa, principalmente, en la hostelería y el comercio, y ambos sectores son para ellos los más castigados por sus medidas restrictivas. Se dirigen además a los políticos y les dicen que detrás de cada candado, de cada rótulo apagado, existen miles de personas con nombres y apellidos, empresarios, trabajadores, proveedores, familias enteras que no pueden dormir pensando en sus cuentas de resultados, en cómo van a poder pagar sus facturas o si podrán seguir alimentando a sus hijos sin tener que formar parte de las colas del hambre.

Existen 3 puntos fundamentales en el manifiesto:

1. Dicen que resulta de vital importancia, permitir la apertura de interiores y ampliar el horario de las actividades no esenciales con el fin de poder controlar los comportamientos de los ciudadanos durante el mayor tiempo posible y evitar la ruina económica de nuestra comunidad autónoma.
2. Proponen una compensación económica en concepto de ayudas directas, ágiles en forma y pago puesto que está en riesgo la supervivencia de todas las empresas.
3. Necesitan trabajar, y lo necesitan ya. Dicen: necesitamos ayudas directas, no más promesas vacías. Y necesitan que realicen un análisis profundo, reflexivo y autocrítico de su actuación para con nuestro sector y toda su cadena de valor. Y, una vez que lo hayan realizado, asuman sin más dilación sus propias responsabilidades políticas.

Desde el sector indican que la hostelería de león está herida de muerte, y con ello los empresarios leoneses están cada día más desesperados y arruinados por culpa de las medidas restrictivas.