Los servicios jurídicos de la Junta de Castilla y León han desaconsejado solicitar al Tribunal Superior de Justicia (TSJ) autorización para un toque de queda, aunque sea limitado, en la Comunidad para hacer frente a la quinta ola de contagios por Covid, según adelantó hoy el jefe del Ejecutivo autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, quien señaló que con este informe en el Consejo de Gobierno de mañana se decidirán las medidas adicionales que se adoptaran en este aspecto.
Así lo anunció hoy Alfonso Fernández Mañueco en Aranda de Duero (Burgos) durante la IX edición del Curso Universitario de Verano ‘Prensa y Poder’, organizado por los Hermanos Gabrielistas de La Aguilera, en colaboración con  la Universidad a Distancia de Madrid (Udima). El presidente del Ejecutivo de Castilla y León participó en la conferencia ‘Propuesta desde Castilla y León tras la pandemia’. 
En declaraciones a los medios, minutos antes de comenzar su intervención, explicó que mañana se analizará este informe de los servicios jurídicos,  aunque añadió que él se remite a estos informes. Afirmó ser “bastante respetuoso” con aquellas informaciones que se le trasladan tanto desde los servicios de Sanidad como desde los servicios jurídicos. “Todos los jueves desde el mes de febrero del año pasado valoramos la situación de la pandemia, y por tanto mañana también lo haremos. Puede que tomemos decisiones o no”, dijo.
“Hemos reclamado al Gobierno que hubiera una legislación unitaria, uniforme para todo el territorio español y que no estuviera dependiendo de las decisiones que se adoptaran en la comunidad y que luego esa legislación única para toda España la ejecutaran en función de la ocupación hospitalaria, incidencia, etc, en cada comunidad”, añadió. 
“Creo que Sánchez mandó un mensaje equivocado cuando dijo que se podía suprimir las mascarilla en exterior, porque se generó la falsa idea de que el virus no estaba entre nosotros”, subrayó Mañueco, señalando que es una decisión que el presidente del Gobierno nacional debería “corregir cuando antes”. “La mascarilla en exterior debe volver como fórmula habitual y tradicional”, reiteró.
En este punto, indicó que en Castilla y León se continuará con la estrategia seguida hasta el momento, que consiste en la realización de test de detección del COVID-19 y cribados masivos, especialmente entre la población joven, así como un aumento en el ritmo de la vacunación. “Solo desde la seguridad sanitaria podremos apostar por una recuperación económica sólida”, agregó.
Medidas adicionales
A preguntas de los medios sobre si la Junta se plantea medidas adicionales para Burgos, dada su elevada incidencia, el presidente autonómico recordó que este no es el único criterio que analizan, haciendo referencia a la ocupación en planta y en UCI en los hospitales. Unos criterios de los que estarán “muy pendientes” a la hora de tomar decisiones, y añadió que aunque se está incrementando la ocupación en planta, de acuerdo a los datos de ayer, no es “de manera elevada” , y las UCIs se mantienen “estables”. “Tenemos que insistir en esa vacunación”, dijo, solicitando de nuevo más vacunas al Gobierno de España.