Tras la explosión de una bombona de butano el pasado 25 de octubre en un inmueble de La Bañeza, las 17 viviendas de la calle Alfareros nº 1 siguen desalojadas y la presidenta de la Comunidad de vecinos, Ana Fernández, ha querido denunciar en COPE el retraso de los trabajos de desescombro del edificio y de los trámites para que puedan volver a sus casas. Después de tres semanas “nos urge desescombrar para mantener la integridad de la estructura del edificio y no tenga más daños de los que pudiera tener. El tiempo se pasa, el edificio está abierto con el riesgo de que llueva y se empape toda la estructura y con el riesgo de que puedan entrar porque, excepto en el primero, no tenemos puertas”, ha explicado.

Según la portavoz de los vecinos, el seguro de la Comunidad ya ha enviado a un perito de Valencia y parece que se van a hacer cargo del arreglo de las zonas comunes. Además, cada propietario ha tenido que reclamar el arreglo de su vivienda a su seguro particular. Tras la explosión, la mayor parte de los desperfectos están en las zonas comunes, en los terceros, en el cuarto ubicado encima de la vivienda siniestrada y también se ha registrado algún destrozo colateral en algún piso de la calle Odón Alonso. “Entre los seguros, la constructora, las licencias, las arquitectas (la del ayuntamiento para dar la habitabilidad y la que hemos contratado para agilizar los trámites), los presupuestos y demás, no hemos conseguido avanzar nada”, indica.

Ana Fernández ha querido destacar también la poca empatía de algunas personas y las dificultades que están teniendo para alquilar vivienda “porque o no están acordes o te ponen plazos en los contratos. No sabemos si vamos a volver a nuestras casas en un mes, tres meses, un año o tres años”, ha concluido.

No obstante, los vecinos agradecen el apoyo del ayuntamiento, acudiendo aquella noche y procurándoles alojamiento en hoteles la primera noche, de los servicios de asistencia y de todas las personas que se han preocupado por su situación.