El Ayuntamiento de Santa María del Páramo aprobó en el pleno ordinario celebrado ayer el presupuesto municipal y la plantilla para el ejercicio 2023 por un importe de 3.234.100 euros. Un presupuesto, presentado por el equipo de gobierno de Unión del Pueblo Leonés para el año 2023 que vuelve a apostar por servicios públicos de calidad, tanto en educación, cultura, deporte, servicios sociales, a través del personal municipal en el que va a ofertar, un año más, a través de distintas escuelas, las modalidades deportivas que refuerzan la oferta deportiva para nuestros niños y jóvenes, lo que combinará con torneos y campeonatos del más alto nivel en distintas categorías.

Igualmente, ha programado para este año actividades culturales dirigidas a todas las edades con programaciones mensuales que se llevarán a cabo por las concejalías correspondientes y en especial por la de cultura y educación, para lo que se ha previsto también incrementar el gasto de las ayudas escolares dirigidas a las distintas etapas, para ayudar a las familias a hacer frente a la inflación y al elevado coste que vienen soportando como consecuencia de la crisis, tras el alza de precios derivada del Covid-19. También se apostará por las ayudas universitarias y las becas de excelencia que ha sido una novedad del equipo de gobierno, que busca primar la educación, la cultura y sobre todo a aquellos alumnos de los que el ayuntamiento se siente muy orgulloso y para los que considera que es importante compensar sus esfuerzos.

Asimismo, debido al incremento de costes y para hacer frente a todos los gastos de limpieza, luz y mantenimiento de los distintos centros, centro cívico municipal, escuelas de infantil, ayuntamiento, polideportivo y demás instalaciones, también se ha incrementado el coste de los mismos, sin que ello suponga un incremento en cuanto a los impuestos, tasas y precios públicos, por lo que la presión fiscal no sufrirá ningún incremento por considerar desde el ayuntamiento que en estos momentos tan difíciles es importante que el ayuntamiento haga un esfuerzo y contenga la presión fiscal al máximo. Por eso se continuará con el apoyo al comercio, la hostelería, la restauración con las distintas campañas promocionales, tanto en Navidad como a lo largo de todo el año, así como la apuesta por ferias y fiestas, y las campañas promocionales puntuales que se llevan a cabo como por ejemplo, la Feria del Ajo, las fiestas y festejos tradicionales, no solamente las patronales de septiembre, además de los talleres, ludotecas, actividades y teatros que dan tanto colorido a nuestro municipio y que supone volver otra vez a restaurar la vida dentro del municipio.

Se continua también con proyectos en marcha, como el polígono industrial, el cámping, las obras de reparación, rehabilitación en las instalaciones de pádel y un largo etcétera, como mobiliario urbano, juegos infantiles que se han iniciado en este año 2022.

El ayuntamiento busca ofertar servicios públicos de calidad en los que apuesta por ayudas escolares, ayudas a la natalidad como forma de fijación de población joven, incentiva el empleo a través de la ampliación del polígono industrial desarrollando un espacio de coworking para los nuevos emprendedores, y sigue ayudando a las asociaciones y colectivos a que desarrollen actividades de lo más variadas en el municipio. Todo ello sin olvidar a los mayores del municipio a través del centro de día y la asociación Alzheimer, es decir, una apuesta rotunda por el municipio, la localidad y nuestros vecinos, asumiendo muchas veces competencias impropias, lo que supone un gasto extra para el ayuntamiento, desde el que se seguirá reclamando a las administraciones superiores el coste de dichas competencias, como las guarderías, el mantenimiento de los colegios o el arreglo de las carreteras que cruzan Santa María del Páramo, que a día de hoy se encuentran en un estado vergonzoso, sin que la Junta haga nada al respecto, ni asuma las competencias que en materia de seguridad vial le corresponden, pese a la insistencia del propio ayuntamiento sobre la necesidad de que asuman dichas competencias y podamos ofrecer a nuestros vecinos servicios de calidad, ni realice inversiones tan necesarias en el medio rural.

Se trata, en definitiva de un presupuesto ajustado para no incrementar la presión fiscal que continúa con las inversiones iniciadas, con una financiación adecuada y un ajuste de la plantilla a las nuevas necesidades como consecuencia de las jubilaciones, puesto que se opta por los servicios públicos a través del personal municipal.
Un presupuesto que contiene la presión fiscal a los vecinos pues se mantienen los impuestos y tasas del mismo modo que se hiciera en el pasado mandato, manteniendo la presión fiscal durante años, algo que durante la época ya pasada del Partido Popular se había convertido en una espiral de subidas y cobros, a través de contribuciones especiales, a los vecinos cuando se reponían las calzadas sin q fuera primera urbanización.