Rogelio Blanco: Un pueblo que olvida la memoria pierde la identidad

Juan Pedro Aparicio: La grandeza de los Decreta contrasta con la ceguera de quienes niegan la autonomía a una región histórica

León, 21 de mayo de 2021
Por quinto año consecutivo, y ante la puerta del Cordero de la Real Basílica de San Isidoro, una treintena de personalidades leerán el próximo día 28 de mayo, a las 18 horas, el texto medieval de los Decreta, punto de arranque del modelo de gobierno parlamentario con representación del pueblo. El año pasado, debido al estado de Alerta Sanitaria, se organizó una lectura virtual, difundida por los medios y redes sociales, pero este año se recupera el formato presencial. Organiza el acto la Asociación de Amigos de los Decreta.

Cerca de una treintena de personas, especialmente del ámbito de la cultura, participan en la lectura del famoso texto medieval, entre ellas los escritores José María Merino, Juan Pedro Aparicio. Luis Artigue o Valentín Carrera; el filósofo Rogelio Blanco; el emprendedor José Luis Prada, junto a destacados representantes de otros sectores, especialmente de la Universidad.

El corpus documental de Los “Decreta” de León de 1188 es la referencia más antigua del sistema parlamentario, y por ello fue incluido en la Memoria del Mundo de la UNESCO en el año 2013, otorgándole a León el título de Cuna del Parlamentarismo.

Para el filósofo cepedano Rogelio Blanco, gran impulsor de este reconocimiento internacional, este tipo de eventos públicos son necesarios, porque “un pueblo que olvida la memoria pierde la identidad: Los testimonios históricos son nutrientes de la memoria; algo que es notorio en el caso leonés, donde las asambleas prerromanas, los concejos, los fueros, los curiales y decreta son testigos firmes de una identidad que, los leoneses propalaron y compartieron. Son símbolos de libertad”.

“En la democracia –añade Blanco- no podemos ignorar tales simbolizaciones; de ahí que año tras año, combatiendo la amnesia, recordemos estos símbolos de la libertad compartida, máxime en un momento en el que amenazan ciertos descaros totalitarios. La lectura pública de los Decreta es pues un acto antimemoricida, una muestra de la identidad leonesa en su lucha por la libertad, reconocida por la UNESCO y con significación mundial”.

El escritor Juan Pedro Aparicio, uno de los grandes impulsores de la agrupación Amigos de los Decreta, destaca “la profunda dimensión universal del texto firmado por Alfonso IX en 1.188, cuando este rey era casi un niño; un texto que surgió en la “Edad Oscura, e iluminó una nueva forma de gobernar, escuchando la voz del pueblo”.
Para Aparicio, hay un doble valor en esta lectura pública del texto medieval: “por un lado, se ensalza y difunde un evento clave para la Ciencia Política; por otro recuerda una de las grandes aportaciones del Reino de León a la Historia Universal.

“Se trata –añade- de una aportación universal, que contrasta con el cicatero comportamiento de la España de la Modernidad, que ha marginado a León al negarle el derecho al autogobierno que sí tienen el resto de regiones históricas. La grandeza de estas aportaciones contrasta con la ceguera política de quienes pusieron las tierras leonesas bajo la administración de una región vecina.

La lectura pública, con presencia de los pendones Real y de San Isidoro, finalizará con el himno a León, interpretado por Judit Martínez, acompañada de otros miembros de la agrupación coral CantArte.