Una vez realizados todos los tramites y aún teniendo la autorización de las autoridades competentes, desde la escudería bañezana Motor Racing informan que han decidido aplazar la carrera ya que “por responsabilidad y ante las medidas restrictivas que tendríamos que tomar para la celebración de la prueba no queremos causar ningún trastorno a la ciudadanía ni a los asistentes por lo que aplazamos la prueba para los próximos meses confiando que todo siga mejorando y la podamos celebrar casi con total normalidad”, explican en un comunicado.