La Junta de Castilla y León aprobó hoy en Consejo de Gobierno la contratación de las obras para la restauración y mejora de la resiliencia del territorio frente a incendios forestales en 1.208 hectáreas de la Sierra del Teleno, repartidas en los términos municipales de Quintana y Congosto, Luyego y Castrocontrigo, en la provincia de León. El presupuesto total asciende a 1,1 millones de euros y está financiado por la Unión Europea a través de los fondos Next Generation.

Los trabajos proyectados incluyen repoblaciones, creación de zonas de baja combustibilidad, actuaciones de mejora de las masas en resinación y otras del medio natural, como son las reparaciones en la infraestructura viaria.

Para la defensa del territorio contra incendios forestales está previsto el desbroce mecanizado de matorral en pistas y bordes de pistas forestales, el refino y planeo y la apertura o limpieza de cunetas. También se construirán dos puntos de agua en el monte de Nogarejas y en el de Castrocontrigo para dotar de agua al ganado y servir de punto de recarga de la autobomba forestal. De igual manera, el contrato prevé la colocación de pasos de agua, con sus respectivas embocaduras, en zonas en las que es necesaria la mejora de la evacuación de las aguas pluviales y la limpieza de los existentes.

La zona sobre la que se actuará, en los términos municipales de Quintana y Congosto, Luyego y Castrocontrigo, en la provincia de León, ha sido castigada duramente por los incendios forestales durante los últimos años, especialmente la última, donde el 19 de agosto de 2012 tuvo lugar uno de los incendios más grandes de la historia de España, en el que el fuego arrasó 11.724 hectáreas.

Gran parte de la superficie afectada por este gran incendio presenta actualmente una regeneración abundante y viable de pino, pero se encuentra en un estado de regenerado de monte bravo sin semilla fértil, por lo que la zona atraviesa un periodo crítico en el que si se produce otro incendio se vería seriamente comprometida la regeneración de la zona. El resto afectado, debido a que se quemaron especies sin potencial de regeneración tras incendios, está actualmente cubierto de matorral o con una densidad tan baja que no se creará un bosque sin ayuda de regeneración artificial a corto o medio plazo.