Tras dos años sin celebraciones, la Semana Santa de La Bañeza arranca con gran afluencia de público en las calles y con un gran trabajo y entusiasmo por parte de las tres Cofradías de la ciudad.

“En la Cruz está la palabra”. Este fue el título de la charla cuaresmal que D. Juan Antonio Martínez Camino, Obispo Auxiliar de Madrid, ofició el pasado jueves en La Bañeza y que marcó el comienzo de las celebraciones de la Semana Santa bañezana, después de dos años de obligado parón.

Unas celebraciones que, a la espera de la llegada del Jueves Santo, ya han congregado en nuestra ciudad a numeroso público que ha podido admirar y testimoniar su fervor hacia algunas de las imágenes que atesoran las cofradías penitenciales de La Bañeza.

Dio comienzo el Viernes de Dolores con la Procesión de Nuestra Sra. de las Angustias, acompañada por la Agrupación Musical de Ntra. Sra. de las Angustias y Soledad, antesala de la Procesión de Hermandad del Sábado de Pasión, que desplazó a la capital leonesa el paso de San Juan Camino del Calvario, de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, quien junto a su Banda de Cornetas y Tambores, acompañó a La Soledad de la Real Hermandad de Jesús Divino Obrero por las calles de la capital.

Ayer, Domingo de Ramos y tras la Solemne Bendición de los Ramos en ambas Parroquias, tuvo lugar la Procesión de Ramos, que con el paso de La Entrada de Jesús en Jerusalén, popularmente conocido como “La Borriquilla”, de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, congregó una multitud de personas a su paso.

Por su parte, la Cofradía de la Santa Vera Cruz, fue la encargada de cerrar las celebraciones del Domingo de Ramos con la Procesión de Nuestra Señora de la Esperanza en la Cruz, que concluyó con el Canto de la Salve a las puertas de la Capilla de la Cofradía, recientemente remodelada y ampliada.