El secretario general de Asaja en Castilla y León, José Antonio Turrado, presentó hoy el balance del sector agroganadero del pasado año, que en términos generales, dijo, no le importaría que se repitiese este 2022, con las excepciones del ganado vacuno de leche y carne, sobre todo por el incremento de los costes de producción que han tenido que asumir sin poder repercutirlos en el precio. El temor por el aumento de precios en distintos medios de producción se extiende también a los agricultores para el presente ejercicio.

Acompañado del presidente provincial, Arsenio García Vidal, y del vicepresidente, Pedro Cañón, destacó los datos conseguidos por el cultivo del maíz, con un incremento en el número de hectáreas, producción y precio que se tradujo en una facturación de 277 millones, frente a los 178 de 2020. Se trata, recalcó, del “cultivo estrella”, que se sitúa muy por encima del resto de subsectores.

De hecho, la producción agroganadera de la provincia leonesa en 2021 alcanzó los 819,98 millones. La leche de vacuno, con 87,7 millones, y el cereal de invierno, con 84, siguen de lejos al maíz, que acapara el 33,78 por ciento. Los forrajes, con 56 millones, se sitúan en cuarto puesto seguidos del vacuno de cebo -41,4- y del porcino -40,9-, mientras la carne de vacuno alcanzó los 38,75 y la leche de ovino los 36,4.

“Nunca se había conseguido esa cifra y el gran salto procede del maíz”, remarcó antes de señalar que la renta agraria de la provincia en 2021 llegó a los 276 millones, cifra que se rebaja a 203,17 si se habla de la renta empresarial que sitúa en unos 25.000 euros anuales por cotizante. “Estimamos que el profesional del campo, el que cotiza en la Seguridad Social, se lleva el 82 por ciento y el 18 por ciento restante es para quien lo tiene como actividad complementaria o residual” dijo sobre una provincia en la que el sector contabiliza unos 2.000 asalariados.

Incorporaciones

Respecto a la llegada de nuevos profesionales, comentó que no existen terrenos suficientes para asumir la demanda (en 2021 se registraron 150 nuevas altas que este año podrían llegar a 200). “Si la gente no se jubila, es imposible. Queremos jóvenes con un proyecto de futuro rentable, para que sean agricultores para toda la vida; no gente que venga al rebufo de subvenciones. El debate no es cuánta ayuda más hay que dar sino de cuánta tierra le damos y eso no lo da nadie. Queremos que se dé una vuelta a eso” dijo antes lamentar que “la gente se incorpora con una expectativas y nos preocupa que no se cumplan”.

“No hay sitio par todos y donde lo hay, como en la intensiva, nos están poniendo unas barreras infranqueables. Que nos dejen trabajar, que no nos estorben” pidió para referirse a la polémica suscitada por las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, sobre la ganadería extensiva y de quien afirmó que “hizo un desprecio a un modelo de producción, a la calidad de nuestra carne. Si somos uno de los principales exportadores es porque lo hacemos bien”.

Las consecuencias de ese tipo de manifestaciones, insistió, las pagan quienes buscan una alternativa en algo que el mercado demanda. “Los ganaderos y los mataderos y salas de despiece hacen las cosas bien y se logra colocar el producto en el mercado. Si les apuntan con el dedo como a delincuentes es complicado”, subrayó.

Respecto a la nueva Política Agraria Común (PAC) comentó que perjudica al agricultor profesional y obliga -por los condicionantes medioambientales- a producir menos y más caro; y, por lo tanto, a ser menos competitivo y ese daño, aseguró, se hace especialmente a los agricultores de regadío y a los que se dedican al monocultivo, como ocurre en muchos casos en la provincia leonesa.

Cultivos

En el repaso que hizo a los distintos cultivos de la provincia mencionó la remolacha, cuyo valor rondará los 9,2 millones, las patatas, con 9,5 millones de facturación, 10, 3 para las alubias tras un año de estabilidad, 3,9 para el lúpulo y destacó el repunte de la fruta tras dos años previos “catastróficos”. La suma de las cosechas de manzana y pera se cifra en 9,5 millones y a 9,1 llega la de castaña en una campaña no muy buena. El valor de la producción de uva en la provincia alcanza los 9,9 millones.