Modificar los factores de riesgo y de protección del entorno familiar para prevenir el abuso de drogas en los preadolescentes con problemas de conducta y los hijos de familias de riesgo, mediante la mejora de las habilidades educativas de los padres (comunicación, establecimiento de normas, supervisión de la conducta), el fortalecimiento de los vínculos familiares y la clarificación de la postura familiar con relación al consumo de drogas son los objetivos del programa Dédalo que esta tarde comienza en Astorga y se desarrollará durante 13 semanas más un mes de seguimiento. La primera sesión de esta tarde va dirigida a los padres inscritos en este programa de la Junta. También se harán actividades, rutinas y charlas con los menores.

En concreto, durante este periodo se aplica un total de 20 sesiones de 90 minutos cada una, distribuidas del siguiente modo: 10 sesiones para padres, 6 para hijos y 4 conjuntas, en las que participan los padres y los hijos. De este modo, los padres participan en un total de catorce sesiones y los hijos en un total de diez.