El aumento de los costes de los suministros y el encarecimiento de los precios están haciendo mella en la economía municipal debido al incremento del gas y la luz en algunos servicios. Con los números en la mano, desde las concejalías de Hacienda y Urbanismo se han hecho estudios, se han renegociado contratos y se van a plantear una serie de medidas para ahorrar y ser más eficientes. De hecho, hasta que no bajen los precios y se liciten de nuevo los contratos de suministros, las facturas se van pagando mediante créditos extrajudiciales.

Ante la escalada de los precios, el consistorio ha contratado los servicios de dos empresas para evaluar, hacer de interlocutores y detectar nichos de ahorro.

Según ha explicado el concejal de Urbanismo, José Luis de la Iglesia, el primer suministro que hizo saltar las alarmas fue el gasto energético de la piscina. En contexto, en julio de 2021, las arcas abonaron 2.700 y en julio de 2022, un año después, el gasto se había disparado hasta los14.000. “Los precios se multiplicaron por cuatro tras la renovación del contrato mecánicamente”, ha indicado el edil, consciente de que en la piscina se junta también el consumo excesivo de energía.

Con este escenario y sabiendo que en 2021 el coste total de gas había sido de 45.000 euros y de 35.000 luz, se preveía que para 2023 el desembolso se disparara hasta los 230.000 en gas y 150.000 en luz. Por eso, y con una nueva estrategia para seguir prestando el servicio, se ha conseguido formalizar nuevos contratos que suponen solo para la piscina un gasto el próximo año de 152.000 euros en gas (vigencia de 2 años) y 116.000 en luz. (vigencia de 3 meses).

Además más allá de la negociación de los contratos se están trabajando en buscar que el edificio sea más eficiente. Se van a sustituir las luminarias por led y ya está redactado un proyecto para la colocación de paneles fotovoltaicos en el pabellón. “Calculamos que en abril ya podamos contar con una reducción importante del gasto eléctrico”. Ahora mismo abrir la piscina supone un coste de 600 euros al día (antes de la negociación de los contratos era de 1060) y se espera que en abril con las placas se reduzca a 400 euros al día. En 2021 el coste diario de la piscina era de 219 euros.

El total los contratos de gas natural son siete y junto al de la piscina se van a negociar los del Santa Marta, Gullón y polideportivo. Los otros tres pueden acogerse a tarifa reducida. En cuanto a contratos de luz el Ayuntamiento tiene más de 100.

Entre las medidas adoptadas en el Gullón se ha bajado la potencia eléctrica a 80 kw y eso supone un ahorro de 15.000 euros al año. En el campo de fútbol se van a sustituir los focos y se va a intentar ser lo más autosuficiente posibles con la colocación de placas solares, para lo cual se va a redactar una nueva ordenanza. “De no controlar el gasto podemos llegar a una situación inasumible”, ha alertado el edil que ha pedido, también, “responsabilidad a todos los ciudadanos”

En 2021, el Ayuntamiento tuvo un gasto total de luz de 335.000 euros y en 2022 se prevé que supere los 420.000 por el aumento de precios.