Con cuantiosas subvenciones, en las legislaturas 2003 a 2011, se fue urbanizando el llamado Eje Monumental, con un nuevo concepto del espacio público, consistente en dar primacía al peatón, para el que se rescataban plazas y se ampliaban las aceras; y con un tratamiento acorde con el importante patrimonio existente, entre Puerta Sol y el parque del Aljibe. Para tal fin, fue
convocado un concurso nacional, cuyo diseño se ha venido realizando en varias fases.

En esta legislatura se va a ejecutar el último tramo del Eje Monumental, es decir, el
correspondiente al viario comprendido entre el ábside catedralicio y el parque del Aljibe (calle Mérida Pérez); asimismo, con una aportación importante, por parte de la Junta de Castilla y León, de 465.000 euros. A esta cantidad, el Ayuntamiento, de sus recursos, suma 265.355,01, para poder ejecutar la obra prevista en su totalidad.

La revalorización de este entorno, con los ábsides, inmediatos, del palacio y la catedral, la sacristía y archivo catedralicios, y el propio parque del Aljibe, es de sumo interés, urbanístico, patrimonial y estético. Precisa, por lo demás, la renovación de sus infraestructuras básicas, de aguas limpias y residuales, y del alumbrado. Requiere una atención arqueológica, dado que se van a realizar imprescindibles excavaciones, y, además, se tiene constancia de la existencia de
la base de la antigua muralla, en la llamada Puerta de Hierro, derribada, con su correspondiente arco de entrada, en noviembre de 1889.

Para ejecutar esta obra se precisa la autorización de la Comisión de Patrimonio Provincial. Para tal fin se ha enviado memoria técnica, en aras a conocer las pautas con que redactar el proyecto, final, o de ejecución. La citada Comisión, en la sesión celebrada el pasado 26, acordó informar favorablemente la citada memoria, si bien condicionada a la presentación del proyecto de ejecución, con una serie de condicionantes. Son los siguientes:

1. Deberán describirse con suficiente detalle las obras de urbanización, así como la integración de los proyectores en las farolas,

2. Las tareas de levantamiento del pavimento deberán realizarse con controt
arqueologico. Una vez descubierto el trazado de la muralla podría llevarse a cabo uria
excavación puntual, limitada en dimensiones, al pie de la muralla, cogiendo por su
interior y exterior. para tratar de confirmar su cronología como si está, o no, asociada a
un amurallamiento más antiguo, altoimperial. Podría tratarse de dos sondeos de por
ejemplo, 3 x 3 m cada uno, por el interior y exterior cuya ubicación deberá estudiarse-
detenidamente para elegir el lugar más idóneo, pero todo ello una vez conocido un
informe al menos preliminar de los trabajos dé control arqueológico de las tareas de
levantamiento del actual pavimento de la calle.

3. Se dará un tratamiento diferencial en el nuevo pavimento al trazado de la
muralla, reproduciendo fielmente su ubicación y con un color menos llamativo no
discordante con el entorno, para evitar el impacto visual en el ámbito monumental.

Considera esta alcaldía razonables y positivos los anteriores condicionamientos, que permitirán ejecutar la obra, salvaguardar restos arqueológicos, si los hubiere, y recuperar, en cierto sentido, el puntual trazado e historia de la muralla en la antigua Puerta de Hierro. Y en ese sentido se está ya redactando el definitivo proyecto de ejecución, para su presentación a la citada Comisión de Patrimonio.