Como cada 23 de febrero, Astorga ha rendido pleitesía a su patrona, Santa Marta en la iglesia que lleva su nombre. La misa ha estado presidida por el obispo, Jesús Fernández, quien cumpliendo con la tradición durante el ofertorio ha cedido la palabra al alcalde, Juan José Alonso Perandones, que ha elevado las súplicas a la santa.

El regidor ha pedido por el fin de la pandemia y ha solicitado amparo a la Patrona de Astorga, especialmente, para aquellos que más están sufriendo las consecuencias del virus. Perandones ha recalcado que la gobernanza no es sencilla cuando vienen avatares como los ocurridos, pero ha pedido a santa Marta la fuerza y dedicación para seguir trabajando por la ciudad.

El alcalde también ha agradecido tantas muestras de solidaridad y afectos en estos tiempos duros y ha solicitado a la santa que cubra con su manto a los astorganos y les proteja ante los nuevos retos que se vienen. El alcalde ha recordado que la situación no es fácil por el envejecimiento y la despoblación pero ha puesto a los pies de santa Marta el compromiso de trabajar para que antes de que llegue el 2023 veamos el horizonte más despejado y seamos “más solidarios, comunicativos y comprometidos”.