Astorga y La Bañeza han participado hoy en Intur dando a conocer todas sus potencialidades a nivel turístico. La capital maragata muestra su unión con las comarcas y hace balance de la gestión turística y las nuevas ideas para resaltar todo el potencial de la ciudad, además de volver a presentar sus monumentos y museos.

La Bañeza ha presentado un vídeo, ‘La Bañeza, siéntete vivo’ con el que quiere conectar emocionalmente con el visitante. Un trabajo donde a golpe de cámara y dron se repasan los eventos más significativos de la ciudad, además de reparar en su patrimonio y su gastronomía.

En el acto central de esta jornada, el presidente de la Diputación de León, Eduardo Morán, puso hoy en valor sus siete reservas de la biosfera como elemento tractor para recuperar los índices turísticos previos a la pandemia. Así lo trasladó durante la presentación de la oferta en la Feria de Turismo de Interior (Intur) que se celebra hasta el domingo en Valladolid.

El acto contó con el respaldo del consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien presenció el cien por cien de la presentación, así como del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, quien participó en un pasillo simbólico, escoltados por una docena de peregrinos de la Asociación Camino de Santiago de León, que acudieron ataviados con los trajes y capas tradicionales.

Así, Morán mencionó las reservas de la Biosfera de Valles de Omaña y Luna, Babia, Valle de Laciana, Alto Bernesga, Los Argüellos, Ancares Leoneses y Picos de Europa. Pero también la “buena noticia” del reciente reconocimiento de la Montaña de León como territorio agrícola de importancia mundial, por parte de la ONU. Recordó que de todas las candidatas León fue elegida junto a cuatro territorios de China, México y Tailandia, donde se “combina biodiversidad, ecosistemas resilientes e innovación de manera única”. A diferencia de los otros tres, que “son espacios reducidos, en la Montaña de León se contabilizan 10.000 kilómetros cuadrados”.

Morán se adelantó a la “inquietud lícita” de qué supone este reconocimiento para la provincia, teniendo en cuenta que no conlleva respaldo económico, “pero abre puertas a las 13 marcas de calidad en este territorio, es un marchamo que supone el principio de un camino”. “Ahora tenemos que creerlo y trabajar”, expuso el responsable provincial, quien agradeció el trabajo de dos años de “muchas personas, la mayoría de ellas residentes en este singular territorio, que ha entrado en el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO”.

Aseguró desconocer qué “trascendencia tendrá este reconocimiento dentro de 50 años”. “Ojalá atraiga población y oportunidades”, sostuvo, para citar la relevancia que han supuesto los programas de Reserva de la Biosfera.

“La provincia se recupera”

En Intur, el presidente de la Diputación consideró que “al margen de los condicionantes o circunstancias externas se intuye que algo se ha hecho bien en León” y que la provincia “se va recuperando”. “Hemos duplicado el número de visitantes que nos escoge como destino. En los nueve primeros meses del año, más de un millón de personas nos han visitado, 275.000 de ellos internacionales”, remarcó.

Además, comentó que en turismo rural eligieron la provincia alrededor de 30.000 personas más que en mismo periodo de 2021. “Es una tendencia esperanzadora, más en un provincia como León, donde el empleo del sector es el 19 por ciento, por encima de la media regional del 12 por ciento”, presumió. En todo caso, se marcó el reto de “desestacionalizar” las visitas que la provincia recibe principalmente en los meses de otoño.

Por ello, entendió que León debe ser destino para el turista que “busca experiencias que supongan un deleite para los sentidos”, porque significa “abrir la puerta a acercarse a un destino tan rico de mil maneras diferentes”. “No importa las veces que hayas venido a nuestra provincia. Vuelve, porque todos los que acarician y degustan vuelven. Todo esto es León”, se despidió.