ICAL

Las asociaciones Cabrera Despierta, Aems Ríos con vida y Cabrera Natural han presentado alegaciones al proyecto de construcción de un embalse y una central hidroeléctrica en el curso medio del río Cabrera, que consideran “un auténtico atropello ambiental, social, cultural y económico”.

También van a presentar alegaciones otras asociaciones y colectivos y se han remitido escritos denunciando el proyecto de la comisaria de Medio Ambiente y de Economía de la Unión Europea.

El río Cabrera y el valle en su conjunto, subrayan, acoge un nutrido repertorio de hábitats y especies que deben ser preservados, pues están recogidos en los anexos I y II de la Directiva Europea Hábitats. La construcción de un embalse y una central hidroeléctrica en su curso medio, aseguran, arruinará la columna vertebral del río y su valle, modificando el caudal, el perfil topográfico y la circulación de sedimentos.

Afirman que anegará el angosto valle y buena parte de sus afluentes y que se perderán la conectividad ecológica del río, el microclima del valle y el papel de refugio de biodiversidad, así como hábitats y especies de conservación prioritaria, diversidad de paisajes y refugios para la fauna cinegética y también se perderá el recurso económico y turístico de la pesca.

Asimismo, con la inundación del valle, el embalse quedará emplazado a pocos metros de la red de Canales Romanos que vierten a Las Médulas, una joya arquitectónica de alto valor que vertebra toda la comarca. Todo ello, concluyen, impactará negativamente en el potencial turismo y en proyectos de desarrollo rural sostenible y, lo que consideran más grave, “la comarca perderá su identidad cultural”.