El obispo de Astorga, Mons, Jesús Fernandez, ha estado presente en la presentación y ha mostrado en primer lugar sus condolencias por el fallecimiento de dos hombres a causa del incendio que está ocurriendo en Losacio (Zamora) y que ha afectado a varias localidades de la diócesis de Astorga. En segundo lugar, ha recordado que, con gran alegría en este año 2022, se está celebrando el 75º aniversario de la Confederación de las Cáritas Españolas.

 Así mismo, hizo hincapié en que “son muchos los campos de intervención De Cáritas Diocesana que van desde la diversidad funcional a la cooperación internacional pasando por la atención a los mayores, a los que carecen de hogar, a la infancia, juventud, a la familia, a la atención inicial, al acompañamiento de la mujer explotada y al empleo.Para llevar a cabo esta tarea han contribuido los 108 contratados, los 150 voluntarios, los 465 socios, los 553 donantes y las 25 instituciones colaboradoras. A todos ellos, hay que añadir los miles de donantes anónimos a través de colectas solidarias. Sin todos ellos sería inviable esta magnífica obra que hace sentir la cercanía del Dios Amor, el cuidado que el buen samaritano regala a todos los heridos en el camino de la vida.”

 Por su parte, la directora de Cáritas Diocesana, Inmaculada del Peso, además de agradecer a todos la colaboración ha recalcado que en 2021 se han incrementado mucho las donaciones por herencias. 

 En lo relativo a los proyectos llevados a cabo, Del Peso ha indicado que se ha continuado con el programa de Familias, Acogida y Atención Primaria, en este sentido “intentamos en la medida de las posibilidades, que las personas puedan vivir de forma autónoma sin depender de nuestra ayuda, un ejemplo de ello son los huertos solidarios de Bembibre”.

 Infancia y adolescencia es un programa que continua pero principalmente en Ponferrada y La Bañeza con los campamentos, las clases de apoyo… Siguen trabajando en el programa Amanecer de atención a la mujer en Ponferrada, aunque actualmente es mucho más difícil atender a estas mujeres, incluso más que antes de la pandemia.

 Siguen activos los programas de Empleo e Itinerarios, el de Cooperación Internacional, de Extranjeros… sin olvidar, la Casita de San José, el Centro Social las Cinco Llagas de Astorga y la residencia de mayores “Hogar 70” de Ponferrada.

 Respecto a la campaña de emergencia de Covid-19 ha habido ayudas pero lo fuerte de ésta se produjo en 2020.

 En último lugar, el delegado episcopal de Acción Caritativa y Social, Francisco turrado, ha recalcado que uno de los retos de futuro en el que ya están trabajando de manera intensa es la mejora de la red organizativa y estructural de nuestra entidad con el fin de prestar el mejor servicio posible en toda la geografía diocesana. Es por ello por lo que se está promoviendo equipos de Cáritas en las 11 unidades Pastorales, actualmente existen en cinco de ellas, en el año 2021 solo existía un equipo.

Turrado ha asegurado que “una vez pasada la primera crisis del Covid-19, en el programa de acogida se ha experimentado un descenso en el número de beneficiados, 977 personas menos que en 2020. Además, hemos incrementando los fondos propios en 45.427,76 euros por el encarecimiento de la vida y porque se han reducido las ayudas.”