Como en años anteriores, Cáritas Española junto a otras organizaciones que trabajan con las personas sin hogar, celebran la jornada de concienciación social para que toda la sociedad reflexione sobre la realidad que en nuestro país existe.

Por eso, el último domingo del mes de octubre se instauró por parte de la iglesia para que la sociedad se conciencie y en especial la comunidad cristiana.

Dentro del paraguas creado de “Nadie Sin Hogar”, el día 31 de Octubre bajo el lema y con esta pregunta: ¿SIN SALIDA?, la Iglesia quiere llamar la atención sobre la carencia de protección al colectivo o derechos:

de la salud,

del trabajo,

de vivienda digna,

del acceso a los servicios sociales.

Nuestro sistema no protege bien a estas personas, pues la maraña burocrática que muchas veces se les pide les hace desistir de reclamar sus derechos. Es por lo que pedimos a las diferentes administraciones públicas, crear políticas que tengan en cuenta a las personas más vulnerables. Demandamos a los medios de comunicación que sean conscientes, sensibles y veraces para la difusión de esta realidad. También necesitamos recuperar los valores como la solidaridad, la justicia y la empatía con quien sufre, para construir una sociedad que cuente con las personas más indefensas. Necesitamos avanzar en una sociedad de los cuidados. Esto es una tarea de toda la sociedad y en especial nosotros, comunidad cristiana como seguidores de Jesucristo, que entregó su vida por nosotros.

Desde Cáritas Diocesana de Astorga queremos solidarizarnos con estos hermanos que sufren, a los que intentamos ayudar en la medida de nuestras posibilidades, a través de la Casita de San José en Astorga y del Albergue San Genadio en Ponferrada. En ellos se les facilita la manutención diaria, así como los servicios de higiene personal, ropero, lavandería, etc.

Durante la semana se realizarán diferentes actividades en la Diócesis, de sensibilización y acompañamiento. En la Catedral de Astorga y en la iglesia de Rectivía se colocarán unas pancartas alusivas a este día. Así mismo, nuestro obispo Don Jesús, junto a la directiva de Cáritas Diocesana de Astorga, acompañarán el día 29 a las personas que estén en la Casita de San José durante la comida, para compartir con ellos su experiencia vivencial e interesarse por sus inquietudes personales.

Después de un año muy diferente por la Covid-19, si a todos se nos ha hecho muy duro, pueden imaginarse como ha sido para ellos. Estas personas no tienen un domicilio estable donde pasar el confinamiento, donde se les llame para las citas médicas no presenciales, donde se les haga entrega de la tarjeta sanitaria si carecen de ella, donde entregar documentaciones para solicitar la renta mínima o el ingreso mínimo vital, citas de trabajo…

Así que pedimos a las administraciones públicas, un acceso de protección social más adaptado a la realidad.

Por lo tanto, creemos que tiene que haber una salida con la ayuda de toda la sociedad.