El concejal de Hacienda, Chema Jáñez, ha presentado a los medios la liquidación que se firmó el 15 de febrero de este año. El resultado presupuestario del ejercicio anterior arroja un superávit de 451.625,12 €.

Ha recordado los remanentes de tesorería que ya conocíamos, el remanente sin ajustes asciende a 3.863.816,02 €, ajustado se corresponde con un importe de 1.903.296,43 €. El concejal ha querido explicar que dentro de estos ajustes se incluyen los créditos como por ejemplo el de la piscina y el skate. Un proyecto que se vio paralizado y que, según el edil, esos créditos se destinarán para otro asunto relacionado también con el deporte. Señala que ya se está trabajando en ello pero que no se trata de algo urgente.

Después de lo que el responsable de hacienda define como un año austero, adelanta que durante el presente ejercicio el ayuntamiento intentará expandir su economía de cara a establecer un techo mayor en la regla de gasto en lo que podría ser el inicio de la salida de la crisis sanitaria y por supuesto también económica.

Por útlimo, Jáñez define al Ayuntamiento como una entidad que está bien y es solvente. No obstante también indica que no sirve ningún análisis triunfalista viendo la situación pandémica que atravesamos a pesar de que han hecho las cosas bien garantizando siempre la solvencia de la entidad.