La marcha reivindicativa celebrada esta mañana entre Priaranza y Destriana para reivindicar energías renovables que no supongan el fin de nuestros pueblos ha contado con una buena afluencia de participación a pesar de las restricciones que impone la pandemia. Los asistentes se apiñen a los macroproyectos solares que impulsan diferentes multinacionales por eso apelan a unas energías renovables que “no atenten contra nuestros pueblos, nuestras tierras y nuestros ecosistemas”.

Durante las intervenciones el alcalde de Luyego, luis Martínez, ha anunciado la intención de la corporación de estudiar la creación de una cooperativa energética como ya ha ocurrido en otros puntos de España. Han explicado que supondría un abaratamiento en l factura pero sobre todo “dejar de depender de empresas que monopolizan el sector”. Desde Alta Valduerna animan a todos los ayuntamientos del suroeste leonés (Cabrera, Valdería, Jamuz, Valduerna, Maragatería, Sequeda y Cepeda) a secundar esta iniciativa.

Durante la lectura del manifiesto, los participantes han pedido al Estado que regule de forma ordenada la instalación de renovables, a la Junta que esté vigilante y no se cometan más fraudes de ley y a la diputación le piden que asesoren a los ayuntamientos. A éstos y a las juntas vecinales les reclama decisiones consensuarse pensando en el beneficio de los pueblos. Por último urgen a la Confederación Hidrográfica del Duero que se pronuncie porque “aún no han dicho nada ante estos proyectos que atentan contra nuestros ríos”.