La Junta de Castilla y León procedió en la tarde de hoy a desactivar el Plan Especial de Mercancías Peligrosas que fue activado en la tarde de ayer como consecuencia del vuelco de un camión que transportaba gasóleo en el kilómetro 1,1 de la carretera LE-114, a la altura de la localidad leonesa de La Bañeza, donde se vertieron unos 500 litros de gasóleo.

El suceso se produjo sobre las 18.30 horas y se saldó sin ningún herido, así como sin que el vertido afectara a cauces ni pusiera en peligro a la población. La carretera ya está abierta al tráfico y el vehículo retirado.