Aunque resulte paradójico es la realidad. Al menos así lo ha confirmado esta mañana en rueda de prensa el alcalde de La Bañeza, Javier Carrera, quien ha explicado que el ascensor de la biblioteca municipal comienza a prestar servicio quince años después de su instalación. El regidor ha adelantado que la obra se realizó y terminó en 2008, pero, sin embargo, nunca entró en funcionamiento. El motivo de la tardanza, según Carrera, lo desconoce, ya que el llegó a la alcaldía en las últimas elecciones municipales en 2019 y han puesto en marcha la instalación en cuanto ha mejorado la pandemia, han abierto de nuevos los espacios de la biblioteca y el ascensor ha pasado la revisión oportuna.

Además, el alcalde, y el concejal de Cultura, José Luis del Riego, han asegurado que también se ha mejorado la conexión wifi de la Biblioteca municipal, una instalación que cuenta con más de 28.000 libros y 2.000 usuarios, de los que 600 son niños. Igualmente, se han habilitado enchufes en las mesas de estudio. Igualmente, los responsables municipales han anunciado que se va a reformar la entrada del edificio para hacerla totalmente accesible, eliminando las barreras arquitectónicas.

El objetivo de todas estas mejoras, según el alcalde, es que La Bañeza se siga consolidando como una ciudad que apuesta por la cultura y la educación. Y, precisamente, en esta línea, ha avanzado que próximamente visitarán desde la Junta la futura Casa de la Poesía, que se inaugurará oficialmente en octubre pero que, previsiblemente, estará terminada en agosto para el Curso de Verano sobre Antonio Colinas que organizan la Universidad de León y el Ayuntamiento bañezano.