El ayuntamiento de Astorga ha solicitado a Patrimonio que se pueda tirar una pequeña habitación que queda en medio de la muralla, en el solar de la Casa Panero por la parte de la calle Alcalde Pineda, que estaba construida en el lienzo y que ha quedado al descubierto tras el derribo del inmueble. “Es un cubo de arriba a abajo, un oratorio que se añadió a la casa grande en los años 40 y que se come la muralla. Lo que pretendemos es la demolición de ese saliente y después limpiar la parte que permanece”, ha señalado el alcalde, Juan José Alonso Perandones.

En un futuro se reconstruirá esa parte, pero hace falta un proyecto de rehabilitación.

Desde la alcaldía también han avanzado a COPE que esta misma semana se iniciarán los trabajos de cubrición del espacio donde se ubicará el mosaico romano y en pocos días también empezarán las obras del futuro cuartel de la Policía Local.