La Bañeza ha hecho entrega de los diplomas a las 14 personas, entre empleados municipales y personal de centros escolares, que han realizado el curso de utilización de desfibrilador, que ahora estarán “preparados para, si es necesario, salvar una vida. Lo importante es conseguir que nuestra ciudad sea un espacio cardioprotegido y poder llevar a cabo una primera reacción en los casos que se necesite. Desde el Ayuntamiento buscamos que La Bañeza cada vez sea más segura y mejorar la vida y la salud de nuestros ciudadanos”, explicó el alcalde, Javier Carrera, agregando que el Ayuntamiento “seguirá aumentando el número de estos dispositivos, con la adquisición de otros dos nuevos desfibriladores para dotar a otros espacios públicos”.

Recordar que el pasado mes de septiembre el Ayuntamiento bañezano hizo una inversión de casi 8.000 euros para la compra de cinco equipos, que se instalaron en diferentes espacios donde se consideraba necesario, como los centros de Educación Primaria.