Tras permanecer un año cerradas a causa de la pandemia del COVID-19, las piscinas municipales han abierto sus puertas este sábado 26 de junio hasta finales de agosto.

Durante este tiempo el Ayuntamiento ha procedido a la realización de importantes mejoras en sus instalaciones como el pintado y reparación de los dos vasos, aportación de tierra en distintas zonas y resembrado del césped en todo el recinto, lo que ha supuesto una inversión superior a los 40.000€. Al mismo tiempo, se ha acometido la primera fase de la reforma del Polideportivo Municipal, que se ha concretado en la zona aledaña a la piscina y a las barbacoas, con la instalación de ocho mesas con sus correspondientes bancos de madera y la sustitución del arbolado que se encontraba en deficientes condiciones de conservación a causa de diversas enfermedades y de las tormentas invernales que hemos padecido, sustituyéndolos por nuevos árboles. La inversión en este capítulo ha superado los 26.000€.

Por último, el Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo ha apostado esta año por dinamizar e impulsar el atractivo de las piscinas municipales con la instalación de sombrillas y la organización de actividades lúdicas dirigidas a los más pequeños. “Deseamos que todos podamos disfrutar de estas instalaciones, que esperamos mejorar en la próxima temporada”, explican en una nota.