Supone una inversión que ronda los 30.000 euros

La Comisión de Patrimonio ha informado favorablemente el proyecto presentado para derribar la casa, ruinosa, adosada a la muralla, en la finca propiedad municipal y con anterioridad de la familia Panero. Esta finca, como se puede apreciar, aboca a tres calles, Leopoldo Panero, Puerta Obispo y Alcalde Pineda; cuenta con dos casas, la que habitaba la familia Panero, que se aprecia en calle de su nombre y que será abierta este año como museo, y otra posterior adosada a la muralla, que se contempla desde la calle Alcalde Pineda.
Es esta última la que será objeto de derribo, como decimos, adosada a la muralla, que aún perdura en este tramo (entre las antiguas puertas de entrada de Puerta Obispo y Puerta de Hierro). Esta Comisión no aporta fondos para
las obras, su misión es aprobar el que se pueda ejecutar el derribo. Es esta obra de derribo de compleja ejecución, dado que la capilla de la casa de los Panero se adentra en la propia muralla, de ahí el motivo de las humedades existentes en la misma, por lo que será preciso su consolidación. El objetivo, obviamente, es, además de solucionar una ruina, dejar visible la muralla, ahora impedida por la casa en cuestión, la cual, probablemente, como ha sucedido en otro tramo cercano, recientemente restaurado, necesite obras futuras de consolidación.

Al tiempo, se limpiará y derruirán las pequeñas edificaciones ante la casa y se rehará la verja que cierra la finca por Alcalde Pineda. Se pretende esta obra ejecutarla con subvención de otra administración pública, como viene siendo el criterio habitual en las actuaciones de años anteriores, llevadas a cabo en la finca de los Panero.