Un total de 550 personas participaron hoy en Ponferrada en la marcha solidaria promovida por el Ayuntamiento y Cáritas Diocesana de Astorga con el objetivo de recaudar fondos para la instalación de una bomba solar para llevar el agua potable a la localidad de Ngalu en Kilela Balanda (Congo).

El alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, y la concejala de Cultura, Concepción de Vega, encabezaron, junto al obispo de Astorga, Jesús Fernández, la salida de un recorrido de 7,3 kilómetros cuya recaudación beneficiará a 2.900 personas.

En Kilela Balanda el agua no llega desde una tubería a las casas, sino que lo hace en un bidón amarillo de 20 litros portado por pies femeninos, de niña o de mujer, y también de niño. Para conseguir los 100 litros diarios que consume una familia es necesario hacer cada día cinco viajes hasta el manantial o hasta la charca, a una distancia que va desde los 700-900 metros a los nueve kilómetros, con una carga de 21 kilogramos sobre la cabeza y con la duda de si el agua será apta para ser consumida.