Estimados vecinos. El próximo domingo la soberanía del Pueblo está llamada a elegir una nueva Corporación Municipal, y dentro de ella a su nuevo Alcalde y equipo de Gobierno para Astorga.

Quiero decirles una verdad que se nos muestra a todos cada vez más evidente, el modelo de Ciudad en el que ha trabajado durante un cuarto de siglo el señor don Juan Jose Alonso Perandones está ya agotado. Cada día lo vemos y lo sufrimos: la pérdida de habitantes y de actividad económica, el cierre de negocios y el declive de otros muchos, solares urbanos abandonados durante años sin construir, locales comerciales que no se vuelven a alquilar…este modelo de ciudad patrimonial hecho por y para el turismo, y mucho menos para las personas que viven en ella ¿los propios Astorganos? está ya agotado, es caduco y no da más de sí.

La cultura y el turismo son unos elementos fundamentales de nuestra Ciudad, y hay que reconocerlo y seguir trabajando para mantener todo lo bueno que tenemos, pero el Turismo, los Ejes monumentales y la Cultura subvencionada con dinero público no pueden ser la única pata sobre la que se sostiene Astorga. Nuestra Ciudad no puede ser un mero taburete para ser asiento de una única persona que decide y gobierna en solitario, dictaminando lo que es bueno para la Ciudad… ¿y para los Astorganos?

Como repito, Astorga no puede ser un simple taburete o un trono de un solo pie, Astorga debería de ser una gran mesa con muchas patas que la sostengan y den fuerza (comercio, vivienda, empresa, más suelo industrial que gracias a la posición estratégica de Astorga de nudo de comunicaciones pueda acoger un Centro Logístico con el nuevo eje ferroviario atlántico, familia y población, niños, una gran unidad militar en nuestro cuartel…). Los astorganos necesitan un Ayuntamiento sobre el que los ciudadanos actúen, soliciten y aporten durante los cuatro años de una legislatura, no solo en un domingo de elecciones. Astorga necesita una mesa sólida, amplia, de muchas patas que acoja a todos sus vecinos sin preguntarles que han votado o que simpatías o afinidades tienen, una mesa que se pueda abrir para acoger a más vidas, a más personas, más trabajo, una mesa que sostenga a los vecinos de Astorga, jóvenes, mayores y a nuestros jubilados, también a todos los que nos visiten, pero a todos, no solo a unos pocos…

El día en que Astorga baje de las 10.000 personas censadas, el número mínimo que el INE (Instituto Nacional de Estadística) establece para que un núcleo tenga la categoría jurídica de Ciudad, Astorga comenzará a ver cerrarse servicios administrativos, culturales y educativos…y el declive entonces ya será imparable. Y el final de ese negro túnel lo vemos muy próximo si no nos ponemos todos juntos y rápidamente a trabajar en un nuevo y complementario modelo de ciudad.

Otra Astorga es posible aún, una Astorga para sus vecinos y para los que quieren trabajar en ella, en el comercio, en la hostelería, en la empresa privada y en la pública, una Astorga de las familias y de los autónomos que sacan adelante cada día un negocio y unos puestos de trabajo. De nuestros mayores y pensionistas que siguen queriendo ver a sus hijos y nietos vivir y trabajar en Astorga.

Donde hay población residente hay vivienda, hay comercio, los profesionales tienen actividad, el dinero circula en actividades productivas, no solo dormita en las cuentas bancarias o en las subvenciones municipales…una Astorga renovada que aspire a cosas nunca vistas en lustros en ella…nuevo suelo industrial en el que se ubique de forma inmediata un Centro Logístico y puerto seco que, de la mano del Eje Ferroviario Atlántico desde los puertos de Galicia al resto de Europa, posibilite las condiciones para crear varias docenas de nuevos puestos de trabajo y asegure la vida…

Otra Astorga es posible, pero cada vez queda menos tiempo…Astorga es una gran mesa de muchas patas, no solo de una, una gran mesa de convivencia, que ha de acoger primero a los Astorganos, pues son ellos los que hacen Ciudad, las que hacen Astorga.

Jose Luis Nieto
Candidato a la Alcaldía de Astorga