El viento ha tirado un aerogenerador del parque eólico de Lucillo. Los hechos tuvieron lugar el pasado 17 de noviembre cuando se registraron rachas de viento de 45 kilómetros por hora. Una jornada en la que el viento tiró la parte de las aspas y el motor de un aerogenerador provocando la caída de parte de la torre.

Solo hubo daños materiales y aunque el molino sigue en el suelo, la zona está accesible. La noticia, como adelanta El Faro, ha saltado estos días a los medios de comuniciación, pero realmente la ruptura y caída del aerogenerador se registró el pasado día 17 de noviembre.