El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, defendió hoy la conveniencia de que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana que dirige José Luis Ábalos asuma como una de sus actuaciones principales con los fondos de recuperación europeos la reforma del trazado ferroviario entre la capital leonesa y Ponferrada.

En condiciones presupuestarias ordinarias, dijo, el Gobierno podría asumir esa inversión de forma programada, pero la oportunidad que suponen las partidas europeas deben ser aprovechadas (en el caso de España más de 6.800 millones para actuaciones ferroviarias).

“Es el momento. Es ahora el momento, cuando hay unos fondos que precisamente van dirigidos a la transformación, la recuperación, la modernización y, no nos olvidemos, a la cohesión territorial, que significa igualdad de oportunidades a todos los territorios de nuestra nación y entendemos que el noroeste merece una especial atención”, argumentó.

La renovación de la vía férrea entre León y Ponferrada, añadió, es “la clave de las oportunidades logísticas de Castilla y León y también de Galicia y Asturias. En definitiva, es el paso fundamental del corredor ferroviario de la red, desde los puertos gallegos y asturianos hacia Europa y eso es lo que pedimos”.

“Le hemos pedido y exigido siempre que esas inversiones con ese dinero tan importante que viene de Europa tienen que asignarse con justicia y equidad entre los dos corredores, el Mediterráneo y el Atlántico, más necesitado. Esperamos que sea una oportunidad”, comentó después de aludir a “la posición que tiene León de forma tan relevante en el futuro del Eje Atlántico del ramal noroeste”.