El mundo del arte, de la cultura, el mundo académico y el rural, los paisanos de San Justo, Astorga y toda la comarca lloran hoy la muerte de Sendo García Ramos, el pintor de San Justo, siempre atento, siempre agradable. Excelente artista pero sin duda mejor persona. Sendo deja un enorme legado artístico y también deja un grandísimo recuerdo en todos los que le conocimos.

La capilla ardiente se ha habilitado en el tanatorio De la Vera Cruz de Astorga. Mañana la misa funeral será a la 6 de la tarde en San Justo De la Vega.

Recuerdo que Sendo colocaba cuidadosamente los cuadros de su estudio mientras hacía memoria de aquello que le evocaban. Era un libro abierto que tiraba de colores y libretas, no dudaba. Deseaba, siempre, que la «inspiración le encontrara trabajando», como a Picasso, aunque lo cierto es que en casi todo veía una fuente de ideas. En Lisboa, en Bilbao, en su propia vida o en su familia. También en su rutina y sus paseos mañaneros hasta el crucero de San Justo de la Vega, que le propiciaban una ventana desde donde mirar el mundo. Una rendija que crecía con las charlas que, durante años, mantuvo con los peregrinos. «Parece que en ese alto, con Astorga de fondo, el pensamiento se libera», dijo en una ocasión el artista, aunque antes de entablar conversación con uno u otro se imaginaba qué podrían pensar o cómo serían sus vidas.

Descansa en Paz, Sendo