Asociaciones del Camino de Santiago nacionales, con Astorga a la cabeza, y extranjeras alcanzan un acuerdo con las Comendadoras de Santiago, Orden Femenina de los Caballeros de Santiago fundada en el siglo XII, para crear una Centro de Información y Acogida de peregrinos extranjeros que aterrizan en el aeropuerto de Madrid para realizar el Camino de Santiago

España no cuenta con ningún gran centro de recepción e información de los peregrinos de más de 190 países que realizan el itinerario jacobeo. Materia en la que están más adelantados la vecina Francia y Portugal con sus centros de San Jean a Pie de Port y Oporto respectivamente

Este Centro Internacional está proyectado para ponerse en marcha a final del Año Santo 2021- 2022 y en el se practicará la conocida como acogida tradicional jacobea por un centenar de voluntarios de todo el mundo para que los peregrinos se imbuyan del espíritu del Camino de Santiago desde la Capital

En un año tan simbólico como el 2022 – postpandémico y prórroga excepcional de Año Santo- la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Astorga, junto a otras asociaciones, han alcanzado un acuerdo con las Comendadoras de Santiago para fundar un Centro Internacional de Información y Acogida al peregrino- Camino Francés en su convento de Madrid.

Y es que, fruto del acuerdo firmado, las monjas, destinarán una zona del convento a la Acogida Tradicional hospitalaria de peregrinos, principalmente extranjeros, que lleguen a Madrid por vía aérea y deseen emprender el camino hacia la tumba del Apóstol. De este modo, los peregrinos de todo el mundo podrán recibir la hospitalidad tradicional desde su llegada a España imbuyéndose del espíritu jacobeo antes de partir al comienzo del Camino. Y se suplirá también la falta en España de un punto de información a la llegada de los peregrinos extranjeros, momento en el que necesitan más orientación y que hasta ahora cumple esa función la oficina de Saint Jean de Pie de Port en Francia.

El Albergue Internacional se pondrá en marcha gracias también a la colaboración de la ONG estadounidense Peaceable Projects Inc., la Asociación de Corea del Sur, la organización Camino Francés Federación y la Fraternidad Internacional del Camino de Santiago. Juntas acometerán el acondicionamiento necesario del espacio cedido y crearán una estructura de atención a los peregrinos con la participación de un centenar de voluntarios. La acogida, explican las asociaciones, será la conocida como Acogida Tradicional gracias a la colaboración de decenas de asociaciones extranjeras que, hoy en día, velan en los diferentes países por la promoción, atención y cuidado del Camino de Santiago, y que han ofrecido su colaboración para este ambicioso proyecto.

La firma ha podido producirse gracias a la intercesión del Duque de Hornachuelos y Trece de la Orden de los Caballeros de Santiago, D. José Ramón de Hoces, y el Conde de Santa Ana de las Torres y Comendador Mayor de Castilla, D. Alfonso de Zulueta y Sanchiz. En un acto sencillo en el Convento con la Comendadora Mayor y Madre Superoria, Sor Rosario Díez de la Iglesia, a la cabeza, y el presidente de la Asociación de Astorga, Juan Carlos Pérez Cabezas.

Además, este proyecto tiene un valor añadido que es que la acogida se produzca en un Convento del siglo XVI y con la participación de la Orden Femenina de los Caballeros de Santiago quienes velaban por proteger al peregrino de los peligros del Camino. Desde la fundación de la Orden en el siglo XII, incluyó una relevante novedad: la incorporación desde sus inicios de mujeres que además podían ser, al igual que los hombres, casadas o freilas. Y estas cumplían junto a la función del rezo, la asistencia a la orden masculina.

Sor Rosario Díez expresó que con esta determinación la congregación quiere “contribuir con una parte del edificio a la espiritualidad que se vive en el Camino. Es nuestro ‘trocito’ de caridad para atender al extraño, al peregrino”.

Las asociaciones por su parte podrán aportar, gracias a las Comendadoras, un lugar histórico, Bien de Interés Cultural y “mágico”, por sus orígenes, a los peregrinos. “El Camino de Santiago es el lugar donde las raíces de Europa vuelven a encontrarse. Un lugar de concordia que unifica culturas, hace desaparecer fronteras y construye un Nosotros; donde todos son vecinos con un entusiasmo poco común, unidos a una meta”. “Con esta acción, afirman las asociaciones participantes, queremos hacer de Madrid una ciudad todavía más europea y aportar, en estos momentos tan extraños para occidente, un espacio singular en el corazón de Madrid”.