La Cámara Agraria Provincial de León se hizo eco hoy de la preocupación de los agricultores productores de maíz por los efectos que va a tener en dicho cultivo el Plan Estratégico de la Política Agraria Común, PAC, para España, muestra su respaldo a los intereses de los agricultores y pide a la opinión pública, a los responsables políticos, a las instituciones y a las diferentes fuerzas económicas y sociales “que muestren sensibilidad para con este problema y pongan todo de su parte para influir en el Gobierno para que sus decisiones sean favorables a los intereses de la provincia”.

La entidad apoya que se aplique una excepcionalidad y no se obligue a una rotación de cultivos cada año que ocasionaría una drástica reducción de la superficie de maíz. La Cámara considera que hay razones agronómicas, económicas y medioambientales para defender que el cultivo siga siendo predominante en los regadíos leoneses, “y que no se legisle, como en este caso se pretende, en contra de la lógica de los mercados”.