La iglesia de San Francisco acogió este lunes por la tarde el tradicional concierto de Navidad, a cargo de la Coral Excélsior. Un repertorio adecuado para la ocasión, variado y con interpretación de composiciones propias del que ha sido el último maestro de capilla de la catedral (no solo de Astorga, sino de León y de Castilla), don José María Álvarez. Para él, de avanzada edad, la directora Milagros Alonso tuvo palabras de reconocimiento hacia su gran labor musical, que se concreta en composiciones y labor archivística. Dos villancicos, de don José María, fueron en concreto los cantados por la Coral: ‘Villancico leonés’ y ‘Las aves’.

El concierto se inició con cuatro composiciones de Marco-Frisina, actual maestro de capilla de la catedral de Roma: ‘Dies santificatus’, ‘Virgo dei genitrix’, ‘In cordis iubilo’ y ‘Verbum caro’. Se ofrecieron villancicos muy populares ‘Ro mi niño ro’, ‘Adeste fideles’, ‘White Christmas”, ‘El Tamborilero’, el filipino ‘Maligayang Paslo’ o el cántabro ‘Aldea triste”. ‘Noche de paz’ fue el último del repertorio, con una emotividad especial, por motivos obvios, al cantar, como solista, la ucraniana, integrada en la Coral, Alexia Obervan. No faltaron por parte de la directora palabras de especial atención hacia una niña, Nerea Villar Fraile, seguidora de la Coral, presente en la iglesia, junto a su familia (su abuelo Fernando Fraile forma parte desde hace años de la agrupación musical). La sorpresa final fue la denominada ‘Suite comercial’, un conjunto de conocidos anuncios con tema navideño.

El numeroso público, que llenó la iglesia, mostró su continua satisfacción por este concierto y despidió con grandes aplausos y puesto en pie a esta veterana agrupación musical astorgana.