El concejal de Hacienda, Chema Jáñez, ha dado a conocer esta mañana el resultado que arroja la cuenta general del Ayuntamiento en 2020 y que sólo está pendiente de su aprobación por el pleno. El edil ha explicado que los datos que nos ofrece son positivos. Actualmente el remanente de tesorería ajustado para gastos generales es de 1,9 millones, una parte se destinará a obras y a amortizar deuda. Por otra parte el resultado presupuestarios ajustado (superávit) es de 451.000 euros. El ahorro neto es de 626.000 euros y el nivel de endeudamiento 1,3 millones (15,56%). Jañez además ha indicado que “se cumple el plazo de pago a proveedores a 20 días, lo que conlleva repercusiones importantes porque si solicitamos créditos a largo plazo los bancos tendrán que ofrecer intereses más bajos”, ha explicado el concejal.

En 2020 el gasto de personal supuso unos 3 millones de euros para las arcas municipales y los gastos corrientes 350.000. “Hay una contención”, ha dicho el responsable de Hacienda, que también ha señalado que las inversiones en el ejercicio pasado superaron los 800.000 euros. A este respecto Chema Jáñez ha insistido en que para 2021 hay otros criterios porque “este año el objetivo es aumentar el techo de gasto para tener más margen de maniobra de cara a 2022”.

En definitiva, y en opinión del concejal, “la hacienda municipal está saneada y es robusta y refleja que desde el punto de vista financiero las cosas se están haciendo bien”. Desde este área también se trabaja ya en el presupuesto para el próximo año, con intención de que se apruebe entre octubre y noviembre. Además, Jáñez ha confirmado que los créditos que estaban pedidos para el skate y la nueva piscina se destinarán finalmente a una nueva pista de pádel y a la cubierta del pabellón de Rectivía. También se pedirá otro crédito de 2,7 millones para afrontar la inversión en maquinaria para la empresa municipal que desde el 1 de enero gestionara la limpieza y recogida de residuos en Astorga.