La campaña “Camino de Santiago Libre de Violencias machistas” ha arrancado este verano en los territorios de las delegaciones del Gobierno de Aragón, Navarra, La Rioja, Galicia y Castilla y León, que forman parte del Camino de Santiago Francés.


La campaña supone la intensificación de la vigilancia de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el Camino con el objeto de proteger a las mujeres que caminan el trayecto en soledad y la difusión de materiales con información sobre los recursos para víctimas.

El plan para garantizar la seguridad cuenta este año como novedad con el despligue de Oficinas Móviles de Atención al Peregrino (OMAPs).


500 carteles y 9.000 tarjetas se distribuirán en Castilla y León en albergues, ayuntamientos, comisarias, puestos de Guardia Civil y farmacias en las provincias de Burgos, León y Palencia, gracias a la colaboración del CONCYL