La Diócesis de León se suma a los actos de preparación de la próxima “Beatificación de las Mártires de Astorga”, con una mesa redonda que se va a desarrollar este próximo jueves día 20 a las 18 horas en el Museo Diocesano-Claustro del Seminario Mayor, que se va a poder seguir en directo desde la emisión que se realizará en internet, en el canal diocesano en la plataforma YouTube.

En la mesa redonda participarán el vicario general de la Diócesis de Astorga, José Luis Castro Pérez, que presentará el testimonio de las tres mártires de Astorga y el significado de la celebración del rito de beatificación de las ‘Venerables Siervas de Dios Mª Pilar Gullón Yturriaga, Olga Pérez-Monteserín Núñez y Octavia Iglesias Blanco, enfermeras laicas mártires de Astorga asesinadas in odium fidei en Pola de Somiedo (Asturias) en 1936”; la enfermera leonesa Asdy Álvarez Panizo, que desarrolla su actividad profesional en el Complejo Asistencial Universitario de León (CAULE), especializada en la atención a enfermos de Covid-19; y el joven Diego Asensio García, del grupo Juslema (Juventud de San Lorenzo en Marcha) y vinculado con la parroquia del Salvador.

SENTIMIENTO DE CERCANÍA
Desde este distintos puntos de vista y conducida por la delegada de Medios de Comunicación de la Diócesis de Astorga, María Ángeles Sevillano, se desarrollará esta mesa redonda con la que la Diócesis de León quiere sumarse desde el sentimiento de cercanía con la hermana Diócesis de Astorga a los actos de preparación de esta ceremonia de beatificación que acogerá la Catedral asturicense el próximo día 29 de mayo y que será presidida por el cardenal Mons. Marcello Semeraro, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

Con esta mesa redonda la Diócesis de León, por donde también transcurrió el camino de la actividad solidaridad y la entrega de vida ejemplar de estas tres mujeres enfermeras laicas, quiere impulsar entre los propios diocesanos y entre las instituciones religiosas y civiles de León la difusión del ejemplo de “las tres mártires de Astorga como un regalo de fidelidad al Señor y un modelo de santidad para la Iglesia”.