La psicóloga y Delegada Episcopal de Protección de Menores, María José Díez, es la encargada de coordinar este plan de formación que se desarrolla con tres programas: Respetus, dirigido a agentes de pastoral y que se pondrá en marcha más adelante junto con las Unidades Pastorales, el programa Crescere, para la formación del profesorado, y el Programa Redes para el alumnado y las familias.

‘Crescere’ ya se ha puesto en marcha y, como explica la psicóloga, tiene como objetivo “ofrecer herramientas prácticas para prevenir conductas abusivas”, además de proporcionar al profesorados las técnicas para que conozcan los protocolos de notificación y sea efectivo. La temática también gira en torno a la sexualidad infanto-juvenil saludable.

Una responsabilidad de todos, que debe basarse en una información veraz y objetiva y en el desarrollo de una actitud positiva y responsable. Una “Información viable y adecuada, basada en valores y donde los adultos somos soporte emocional y referente”, explica la delegada, que avanza que pronto se pondrá en marcha el programa Redes, orientado a familias y alumnado para prevenir casos de abuso y maltrato en el entorno digital, no sólo ciberbullyn si no también otras conductas delictivas.