El Obispo de Astorga, Jesús Fernández, ha pasado este martes por el micrófono de Cope para explicarnos de primera mano cómo se debe realizar la acogida de los refugiados ucranianos que están llegando a nuestra Diócesis. Lo más importante es que estas personas que huyen de la guerra tengan regularizada su situación, por eso, lo primero que hay que hacer es contactar con ACCEM y Cruz Roja, las dos ONGs autorizadas por la administración para que les hagan el papeleo y puedan tener derecho a la sanidad, a la educación, al trabajo, etc. en nuestro país.

A partir de ahí, la Diócesis, a través de Cáritas está ofreciendo alojamiento para las familias que lo necesiten. Disponen de 18 viviendas en casas parroquiales y tres lugares más grandes para la acogida de grupos numerosos (150 personas), como son el Seminario de Astorga, el colegio Pablo VI de A Rúa y la casa de los Hijos del Amor Misericordioso en la Nora del Río.

Además, a través de las colectas en las parroquias y en la cuenta que Cáritas ha abierto en el Banco Santander se ha conseguido recaudar ya 60.000 euros y esperan que todavía se sume una mayor cuantía que es lo que están demandando las Cáritas que trabajan con los refugiados en los países limítrofes con Ucrania. “El reparto de materiales, que no hay que menospreciar, es más difícil de realizar porque las personas que huyen de la guerra están en continua movilidad y no pueden llevar cosas pesadas, por eso, el dinero es el mejor modo de ayudarles porque las Cáritas podrán comprar lo necesario para atenderles y de este modo activamos la economía de esos países”, ha indicado el Obispo.