La diócesis de Astorga recuerda hoy de forma especial a don Camilo, quien fuera obispo durante 20 años, y tras su jubilación obispo emérito de Astorga. El actual prelado, Jesús Fernández, ha ofrecido una misa en la catedral donde ha destacado que don Camilo “era un obispo bueno y sencillo”, además ha tenido palabras hacia su familia y colaboradores más estrechos y ha destacado que el obispo emérito dejó un buen legado en esta diócesis donde desarrolló una intensa labor.