El vicepresidente de la Diputación leonesa Marías Llorente, reclamó hoy colaboración al Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León, Itacyl, en la lucha contra la bacteria de la grasa (Pseudomonas syringae) en las alubias.

“Por mucho que queramos hacer desde la Indicación Geográfica Protegida o desde la Diputación tenemos una limitación, sobre todo en investigación y lo que pretendemos es llegar a un acuerdo con el Itacyl, que es el que tiene todos los elementos -investigadores y fincas- para llegar en un futuro a firmar un convenio para que hagamos una investigación seria que permita, de una vez, tener semilla libre de grasa o bacteriosis y así poder desarrollar el futuro de las alubias de consumo humano”, argumentó.

Llorente recordó que la Unión Europea prevé incrementar a partir de 2023 las ayudas para incrementar la producción de proteínas a partir de leguminosas de consumo humano y que derivados de la harina de leguminosa sirven para elaborar diversos alimentos veganos. En general, dijo, van a tener relevancia en la nueva Política Agraria Común (PAC).

Así lo destacó durante la firma de un convenio con el presidente del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Alubia de La Bañeza-León, Apolinar Castellanos, por el que la institución provincial aporta, para un periodo de tres años, una partida de 36.000 euros destinada a incrementar el cultivo de la alubia en zonas libres de esa enfermedad bacteriana.

Hasta la fecha, detalló Castellanos, y se han hecho distintas siembras en fincas ‘vírgenes’ y este años se han recogido 10.000 kilogramos que deben ser seleccionados para sembrar, en la próxima campaña, alrededor de 100 hectáreas por parte de agricultores adscritos a la IGP.