El presidente de la Diputación de León, Eduardo Morán, ha firmado este viernes un convenio con el obispo de León, Luis Ángel de las Heras, mediante el que ambas instituciones aportarán un total de 250.000 euros cada una para “recuperar, restaurar y cuidar” los monumentos eclesiásticos, tales como iglesias, ermitas o monasterios, situados en municipios de menos de 20.000 habitantes y que “forman parte del patrimonio cultural de la provincia” y que además “son utilizados por los vecinos de los pueblos para actividades culturales o de ámbito social”, según ha indicado Morán. También se firmará un convenio de idénticas características con el Obispado de Astorga. Hoy no ha podido ser porque, al parecer, no estaba avisado nuestro Obispo don Jesús a la convocatoria y se realizará en otro momento.

En relación al convenio, los ayuntamientos y las juntas vecinales, “al ser las administraciones más cercanas” quienes propondrán los proyectos de restauración, a los que aportarán un mínimo del diez por ciento del presupuesto. Por su parte, un comité técnico formado por Obispado y Diputación seleccionarán las obras “en función de las necesidades de los edificios, las peticiones y el presupuesto”.

“Esta firma supone un proyecto de colaboración entre la administración pública y el Obispado para mejorar el patrimonio, que en muchos casos se encuentra en una situación física muy delicada, y dar un mejor servicio a los leoneses del medio rural”, afirmó Morán, quien apuntó también a la posibilidad de “ampliar la cantidad económica una vez analizadas las peticiones”, respecto a las que vaticinó que “seguro que hay alguna sorpresa”, ya que “hay algunos templos en los que peligra la estructura si no se actúa de inmediato”.

Además, el presidente de la institución puso de relieve la “falta de interés de la Junta” para esta cuestión y la implicación del Ministerio de Transición Ecológica “que prevé una cuantía económica destinada a la recuperación de patrimonio, aunque seguramente sea en los municipios en proceso de transición”.