El presidente de la Diputación, Eduardo Morán, afirmó ayer durante la inauguración de la Feria de los Productos de León que se puede visitar hasta el domingo en el Palacio de Exposiciones de la capital, que la cita es “el escaparate de lo mejor de la provincia, nuestra despensa” y añadió que la agroalimentación es “la joya de la corona; unos de los principales activos” del territorio leonés.

El sector, dijo, tiene por delante un “camino infinito y apasionante por recorrer y contamos con un equipo de lujo” en el que el control control global del proceso productivo es, a su juicio, uno de sus principales retos. Su impacto económico se refleja en más de 16.000 empleos y supone el 30 por ciento de todo lo que exporta la provincia.

Morán aprovechó la ocasión para reclamar a la Junta un Parque Agroalimentario para la comarca del Bierzo y al Gobierno que trabaje para que León sea una provincia de referencia.

El vicepresidente primero de la Diputación y responsable de los Productos de León, Matías Llorente, quiso hace de una feria “consolidada” un homenaje a los hombres y mujeres del mundo rural que los hacen posible. “Son los que nos ofrecen calidad en sus productos y mantienen el mundo rural, una población activa en nuestros pueblos y nuestros pueblos vivos”, algo que, dijo, no hacen las grandes empresas.

“Cuando empezamos 12 peregrinos en la plaza de las Palomas dieron por nosotros muy poco, pero la tenacidad, la insistencia hizo posible llegar a la edición número 28”; subrayó Llorente, quien remarcó que cada vez hay más innovación en el mundo rural y defendió la necesidad de “dar un paso importante hacia la digitalización”.

El alcalde de León, José Antonio Diez, abrió el turno de intervenciones en la apertura de una cita que ofrece, dijo, “una de las mayores riquezas de esta tierra, los productos de calidad, que pueden competir con los mejores en cualquier lugar del mundo”. También asistió a la inauguración el presidente de las Cortes Autonómicas, Carlos Pollán, y el subdelegado del Gobierno, Faustino Sánchez.

El presupuesto este año asciende a 155.000 euros y el programa de actos previsto incluye nueve concursos y la presencia de los Grupos de Acción Local de la provincia. En la oferta de la Feria destacan los dulces, con 20 puestos, seguidos de las mieles ((15), quesos (14), vinos (12) y embutidos (11), mientras que las conservas y otros productos tienen una presencia menor hasta rozar el centenar.

Coincidiendo con la XXVIII Feria de los Productos de León está vigente hasta finales de año una campaña que permite adquirir, sin gastos de envío hasta finales de año, los alimentos y bebidas que se ponen en venta en la página web de Productos de León.