Desde este domingo 4 de diciembre hasta el día 8 de enero, el ayuntamiento de Valderrey abre una exposición itinerante a la que han denominado “Encinas con arte” y que pertenece al proyecto “Del reciclaje al arte público”. Arte en plena naturaleza, en la finca donde se ubicaba la casa en la que vivió y falleció el poeta Leopoldo Panero. Un maravilloso encinar que se impregna aún más de arte en estas fechas.

24 artistas han pintado obras de gran formato (2 metros de altura x 1,5 metros de ancho), reciclando como soporte artístico, a modo de lienzos, paneles informativos de una exposición de arquitectura titulada “Con o sin techo”, que mostró, durante su itinerancia por Barcelona , Madrid , Sevilla etc , el hábitat precario urbano en América latina y los mecanismos para mejorarlo. Otra exposición idéntica itinerante simultáneamente por países de América Latina.

Los paneles y maquetas que conformaron esta exposición de arquitectura fueron donados por los arquitectos del proyecto, al área de Educación Plástica, Visual y Audiovisual del colegio Marista San José, con el objetivo de reciclarlos. Nació así el proyecto “Del reciclaje al Arte Público”, al que pertenece esta exposición, en el que se ofrecieron los paneles a determinados artistas para que fueran pintados o intervenidos artísticamente por ellos.

Estas obras se han expuesto en muy variadas ubicaciones, tanto urbanas como rurales, se han exhibido en interiores y también al aire libre, como arte público, para todo el mundo, sin horarios, sin vigilancia, y expuestos en ocasiones a la lluvia, a la nieve, al viento…

En la Finca del Monte, en Castrillo de las Piedras, volverán a ubicarse en un espacio al aire libre, expuestas de nuevo a las condiciones atmosféricas invernales, gracias a la generosidad de los artistas que asumen el riesgo de una ubicación tan peculiar con el objetivo de llevar el arte público a lugares especiales en los que el diálogo con la naturaleza y la cercanía con el espectador, que puede visitar la exposición a cualquier hora, creen una sinergia que proporcione una magia especial.

Hay que tener en cuenta que las obras también han estado expuestas a posibles actos vandálicos, aunque por ahora han sido anecdóticos y solo han afectado a un cuadro. Junto con las inclemencias atmosféricas, han sido la causa de huellas visibles en algunas obras, a modo de cicatrices, que cuentan la historia de cada obra, y la aportan, a veces, un encanto extra, como en el Kintsugi.

El Kintsugi, es el arte japonés que encuentra la belleza en los objetos rotos (sobre todo de cerámica), restaurándolos de tal forma que sus heridas permanecen visibles, ensalzando el encanto de las imperfecciones, hasta el punto de hacer al objeto más atractivo que el original.

Estas obras han estado expuestas antes en el entorno del Museo de la Siderurgia y la Minería de Sabero, han pasado por León ciudad, Carrizo de la Ribera, San Andrés del Rabanedo y Almanza entre otros y ahora desembarcan para hacer una explosión de color en Valderrey.

Estos paneles reciclados se convierten en “ventanas” gigantes, con imágenes muy diferentes, que estimulan la imaginación de los que las contemplan, dándoles la oportunidad de interpretar las obras, o simplemente disfrutar de su contemplación apreciando su valor estético.

Una exposición variada y maravillosa, acompañada de un entorno natural fantástico, gratuita y visitable a cualquier hora, que se convierte en un plan perfecto para cualquiera de los días de esta Navidad.