En la madrugada del pasado jueves 14, cuando una patrulla de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, perteneciente al Destacamento de Tráfico de Astorga, se encontraba realizando verificaciones de alcoholemia y drogas, en las proximidades de la localidad de Santa María del Páramo, observó cómo un turismo intentaba eludir el dispositivo, desobedeciendo las señales de alto y circulando de forma temeraria a alta velocidad por las calles del casco urbano de la localidad. Seguidamente el vehículo se salió de la calzada y chocó con una valla de protección para peatones y con una señal vertical en la Avenida del Órbigo, todo ello ante la presencia de los agentes que realizaban el seguimiento del vehículo.

 Se trata de un hombre de 38 años de edad, quien hacía unos días, mediante la misma maniobra, había conseguido eludir otro control de tráfico poniendo en peligro al resto de usuarios de la misma zona.

 En esta ocasión, este conductor infractor reincidente que cuenta con antecedentes penales y administrativos previos, arrojó resultado positivo en pruebas de detección de alcoholemia y drogas (cocaína). Además su carnet de conducir carecía de validez por la pérdida total de puntos asignados, el vehículo no había pasado la ITV y circulaba con los neumáticos desgastados.

 Al infractor, que resultó ileso, se le investiga por sendos delitos contra la seguridad vial por conducción temeraria, conducir sin permiso en vigor y conducción bajo la influencia de alcohol y drogas, y se le formularon las denuncias administrativas correspondientes.