La Consejería de Educación decidió el viernes cerrar un aula del Colegio del Educación Infantil y Primaria Benito León de Santa María del Páramo (León) y otra del Ceip San Antonio de Ponferrada, ante los positivos por PCR detectados en miembros de la comunidad educativa, que obligan a poner en cuarentena a toda la clase cuando se trata de grupos de convivencia estable.

Los equipos COVID-colegios se encargarán de hacer pruebas diagnósticas PCR a sus compañeros, así como a los docentes que hayan mantenido contacto con las aulas. Por su parte, la Junta de Castilla y León recordó a los padres de los niños que estén pendientes de resultados de PCR, que no los lleven a su centro educativo hasta que no termine el periodo de cuarentena.